viernes, 28 de septiembre de 2007

Chiste de informáticos

¿Qué le dice un informático a otro?
-En cualquier momento, se complican las cosas, te despistas y... 'computas'

jueves, 27 de septiembre de 2007

Momento de felicidad

Debía esperar un cuarto de hora. Salí de la cafetería después de saborear un espléndido café y tras un breve paseo de un par de minutos llegué a la playa. Avancé y me senté. Alcé la cara como dándole permiso al Sol para que dispusiese de mí a su voluntad.
Al fin tranquilidad y sosiego. Cerré los ojos para oir mejor como moría el mar en la arena.
Al fin, y durante 8 meses, tendré MI casa, MI satisfactorio trabajo, MI playa a medio minuto de mi casa.... en defenitiva, que aquel fue el preciso instante en el que empezó una etapa de 8 meses en el que haré MI vida... o no... o qué sé yo...

martes, 25 de septiembre de 2007

Queda Prohibido (amor)

QUEDA PROHIBIDO !
Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

Pablo Neruda

jueves, 20 de septiembre de 2007

Real Madrid - Werder Bremen

Estábamos terminando de cenar y le propuse:
- 'Tú recoges lo de la cena y yo plancho después del partido, ¿vale?'
Ella accedió. Me fui a la sala, encendí la tele, le quité la voz, encendí la radio y me senté en el sofá. Poco después vino ella. Aprovechó que estaba concentrado, viendo el partido, para tumbarse en el sofá apoyando su cabeza sobre mis rodillas. Yo seguía a lo mío. Sin percatarme de que me estaba observando. Me miraba tranquilamente, sin prisa. Desde un ángulo que sólo en esos momentos podía obtener. Le gusta escrutar mi rostro y mis gestos cuando estoy concentrado en otra cosa.
En la radio predijeron "precisamente porque el Bremen está llegando con más peligro, justamente ahora será cuando marque el Madrid". Ella, consciente de mi antimadridismo, sonrió al apreciar mi mueca despectiva ante tal comentario. Y luego, cuando ,en efecto, marcó el equipo merengue y blasfemé en voz baja, su sonrisa fue mayor.
Disfruta examinándome desde esa postura. Y le da seguridad. Ella es la única que puede observarme así. Es como si estuviera jugando en su jardín secreto. Y lo disfruta tanto porque en ese jardín tiene lo que ella quiere: alegría, paz, comprensión, amor...
Me di cuenta de su juego y de que le estaba dando más importancia a la televisión de la que realmente tenía. Sonreí como recriminándole que se hubiera aprovechado de mi despiste; pero ella me devolvió otra sonrisa con la satisfacción de un chiquillo que acaba de cometer una 'fechoría' y nadie descubre que ha sido él. Diciéndome "te pillé" con su mirada.
Bajé la cabeza y nos besamos melosamente. Apagué la tele. Y ella con una falsa extrañeza me preguntó: "¿no vas a acabar de ver el partido?".
"Que le den mucho al partido" contesté.
Y la sesión de planchado se aplazó para el día siguiente.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

martes, 18 de septiembre de 2007

Vendimia

Fue hace unos años. Evidentemente era Septiembre y, obviamente, mi neurona llevaba varios días centrifugando vertiginosamente.
El caso es que nunca había vendimiado. Había disfrutado del resultado de todo el proceso. Había lavado las botellas. Había encorchado. Pero nunca había recogido la uva de la vid.
La verdad es que disfruté al máximo aquella labor en grupo realizada entre bromas, risas y sudor. Lo que más me llenaba era que aquel esfuerzo era palpable. Sabías que aquello servía para algo, que lo ibas a disfrutar. Y que lo harías con quien, en aquel momento, estaba arrimando el hombro contigo.
Y es que si alguien me preguntase al día siguiente qué había hecho, mi respuesta sería comprensible, accesible y, sobre todo, mostraría utilidad.
El contraste venía dado porque en lo que trabajaba por aquel entonces ocurría todo lo contrario. Era incapaz de explicar fácilmente a qué me dedicaba. Y mucho menos para qué servía y si era útil para alguien.
Así que en aquel Septiembre estuve a punto de mandar a la basura varios años de estudio para dedicarme a la agricultura. El pánico y la ignorancia lo impidieron. Pero fue el primer paso que di para abandonar aquella inexplicable inutilidad... o no... o qué sé yo...

viernes, 14 de septiembre de 2007

Septiembre

El otro día me di cuenta. Era tan indudable como palpable. Por su persistencia, evidencia e insistencia.
Desde hace muchos años, Septiembre es mi mes de las cavilaciones por excelencia. Es como una insomne noche de domingo, pero multiplicado por 100. Como el día de fin de año o el de mi cumpleaños, pero sin resquicio alguno de alegría.
Supongo que su origen se debe al calendario escolar. En el instituto, antes de empezar COU, antes de empezar la carrera, durante la carrera.... El mes de Septiembre era como un gong que avisaba del final de las vacaciones y del inicio del nuevo curso. Pero mis disquisiciones estaban focalizadas en el aspecto académico.
Sin embargo, desde hace unos años, esos pensamientos se han convertido en una exposición de todas las opciones vitales relativas a los más diversos aspectos. Y parece como si tuviese la obligación de revisar cada opción. Y no quiero escoger. Preferiría no escoger. Aunque luego el no escoger se revela como sumisión. Y también me disgusta. Aunque, a continuación, descubro que el no escoger supondría una alta dosis de felicidad. No escoger querría decir que las distintas elecciones de los distintos temas serían las adecuadas o, al menos, las óptimas en cada caso. Y no tendría sentido cambiarlas. Pero eso sería un imposible y todo es susceptible de mejora. Así que me veo en el punto inicial. Con la sensación de que debe decidir algo.
Quizá sea la inactividad propia de este mes la que me lleva a pensar tanto. Puede que sea la incertidumbre del presente más inmediato. Puede que ya sea una tradición convertida en ley. Quién sabe.
El caso es que estoy deseando que llegue Octubre de una vez... o no... o qué sé yo...

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Cosas de fechas

Estos días ando a vueltas con un encargo que me hizo mi padre.
Por cuestiones de herencias, concentraciones parcelarias y esos temas, hace unos años mi padre tuvo que reconstruir su árbol genealógico. Y, la semana pasada, rescató el trozo de papel donde lo tenía plasmado. Así que me cogió por banda y me pidió que lo pasara a ordenador.
Asumí la tarea con sumo agrado.
Pues bien, llegando a mis bisabuelos, resulta que exactamente 32 años después de que muriera el abuelo materno de mi padre, nací yo. 32 años. Exactamente la edad que tengo ahora.
¡Qué cosas!
Si esta entrada la hubiese escrito el 27-1 ya habría sido un escándalo... o no... o qué sé yo...

martes, 11 de septiembre de 2007

Presente imperfecto

Estaba; pero no está.
Era; mas no es.
Iba; y ya no va.
Amaba; y, sin embargo, sigue amando

viernes, 7 de septiembre de 2007

Speakers corner

O falar non ten cancelas.... ou sí... ou qué sei eu...